Mi mundo inmobiliario – Este cliente es mio…

Palmer Inmobiliaria 31/05/2016

A menudo caemos en el error de apropiarnos hechos, dichos, cosas, personas… y “clientes”. Una actitud que suele ser muy habitual en el sector inmobiliario y entonces me suelo preguntar¿y este “cliente” lleva papeles a tu nombre? ¿o tatuado tu nombre en su hombro? ¿o quizá te ha jurado lealtad y respeto?

La palabra “cliente” deberíamos redefinirla en este sentido, o bien preguntarnos que es un “cliente”. Si te llaman por teléfono consultándote por una propiedad o le facilitas una referencia ¿ya lo podemos considerar nuestro cliente? Y el que aparece por la puerta de la oficina solicitando información sobre alquilar o comprar una propiedad y nosotros se la facilitamos ¿ También es nuestro cliente? Por no hablar de quien va contigo a ver un par de propiedades firmando la hoja de visitas ¿Lo podemos considerar ya nuestro cliente?

En este tipo de situaciones aparecen los conflictos en nuestro mundo inmobiliario.

Mi modesta opinión es que un cliente es mucho más, es aquel que confía en ti y tu no le decepcionas, que os conocéis perfectamente y muchísimas cosas más, pero aun así, ¿crees que es tuyo? ¿No será que nuestra avaricia y egoísmo nos hacen traicionar a nuestra profesionalidad?

Mucho mejor sería tener un mundo inmobiliario en el que nuestra retribución fuese una cosa secundaria y por el contrario nuestra dignidad, atención al cliente y profesionalidad fuesen lo primordial. De esta manera cuando el cliente compra por sí mismo, sin nuestra ayuda, a la vez que nosotros nos adjudicamos con gran esmero ante nuestra competencia y compañeros de trabajo dicha venta. Lo único que se acordarán de nosotros es de un “inmobiliario” que se entretuvo en solicitar los datos y realizar unos trámites.

¿Sigues pensando que es tuyo?

Artículo por: Sito Palmer

About the Author