¿Hablamos? +34 971240121

Español

QUÉ TENER EN CUENTA A LA HORA DE VISITAR UNA CASA PARA COMPRAR

A todos nos ha pasado que, cuando comenzamos la aventura de buscar casa para comprar, nos enfrentamos al desconocimiento de todo lo que debemos tener en cuenta en cada visita para valorar bien la vivienda.

En el post de hoy, os damos algunos consejos para que sepas en qué debes fijarte en tu próxima visita y las preguntas que debes llevar preparadas para aprovechar al máximo la cita.

images post web (2).png

  1. Observar el estado de suelos y paredes así como rodapies y esquinas.

Es muy probable que la primera vez que entras en una casa te fijes en los espacios, luz, decoración...pero es importante que prestés atención a los pequeños detalles. Si se trata de suelos de tarima flotante o parquet, toma nota para poderlo tener en cuenta en la negociación final del precio

  1. Sistemas de calefacción y aire acondicionado.

Asegúrate que todo funciona correctamente durante la visita. Esto se puede realizar sobre todo en segunda o tercera visita cuando la decisión de compra ya se encuentra más avanzada.

  1. Estado de la finca y comunidad.

En función de los años de antiguedad que tenga la finca y su estado actual podrás determinar el gasto que te conllevará en un futuro. La situación de la comunidad de propietarios. Preguntar al propietario actual, al resto de vecinos o al administrador de la finca, si la vivienda está al corriente de pagos, qué obras de mantenimiento se han realizado en la finca y cuáles tienen pensadas llevar a cabo en los próximos meses.

  1. Orientación

La orientación de un edificio es clave. Influye en la luminosidad, la temperatura e incluso en el nivel de humedad. Dependiendo de la región y del clima, será conveniente contar con una u otra.

  1. Ruidos exteriores.

El nivel de ruido del exterior puede dar también muchas pistas sobre el aislamiento de la vivienda. La actividad de la zona, su cercanía a vías con tráfico, los vecinos... Asegurarse de que la vivienda es tranquila es fundamental. Por ello se recomienda observar el nivel de ruido tanto con las ventanas abiertas como cerradas. Y, si es posible, visitar la vivienda en diferentes momentos del día.

  1. Presión del agua

Puede parecer un poco raro visitar un piso y ponerse a abrir los grifos, pero es más que recomendable. De hecho, lo ideal sería probar todas las salidas (o, al menos, el fregadero y la ducha) y asegurarse de que el agua, tanto caliente como fría, tenga presión para evitar sorpresas más adelante.

  1. Armarios.

No dudes en observar por dentro el estado de los armarios para evitar sorpresas. Los armarios que estén bien revestidos te ahorarrán dinero tras la compra de la casa y asegurarán que tus pertenencias están mejor conservadas y protegidas.

  1. Humedades

Puede que pasemos por alto una de las señales de alarma más inequívocas. Las humedades, que tienen la capacidad de no ser percibidas a primera vista y son fácilmente disimulables, pero no tan fáciles de eliminar. Si las vemos, es que no se han podido erradicar o al menos, no fácilmente. Por eso te recomendamos que inspecciones todos los rincones y esquinas retirando, si es necesario, hasta las cortinas.

  1. Aislamiento

Una casa con una capacidad insuficiente de aislar el frío o el calor nos supondrá incomodidad acompañada de un gasto demasiado alto en energía y climatización.

  1. Consumo

¿Gas natural, butano, gasoil? El tipo de vivienda y el tipo de calefacción influirá en el consumo energético y, por tanto, en la factura en los principales suministros.



images post web (3).png

Antes o después de la visita, también será imprescindible comprobar estos datos:

  • La situación registral. Acude al Registro de la Propiedad y solicita una nota simple o certificado registral. El documento indica quién es el titular de la vivienda y si tiene alguna carga: hipoteca, embargos, etc.

  • La situación urbanística. Dirígete al ayuntamiento correspondiente y comprueba qué planes podrían afectar a la vivienda o el edificio, como podría ser zona verde, línea de acera, altura, etc. Podrían estar en fase de estudio o consulta pública.

  • El catastro. Consulta en el ayuntamiento y comprueba los metros de la vivienda y su situación. Asimismo, infórmate acerca del IBI de la vivienda: cuánto cuesta y si está al corriente de pago.

  • Consulta en la Inspección Técnica de Edificios. Asegúrate de que la finca no padece ninguna deficiencia estructural, como, por ejemplo, aluminosis. La certificación energética. Consulta si dispone de este certificado obligatorio para efectuar la venta y qué calificación ha obtenido la vivienda.

  • Situación de suministros de agua, luz y gas. Comprueba que no hay ning

Compartir

Otros post de tu interés